Jay Z se fuma un habano, que le gustan tanto, tras conocer la noticia de que toda va viento en popa, incluso su entrada en el Rock and Roll Hall of Fame, el primer rapero que lo consigue.