Curiosa escena de Jarvis Cocker , el cantante de Pulp, ejerciendo de disc-jockey , mientras nadie le hace ni caso , en una fiesta de una marca de autos en Inglaterra.