Jarryd James fue otro de los vencedores en Australia. Este tema lo consideran como una absoluta joya de un nuevo compositor revolucionario.