Jay Kay, alias , no pierde su pasión desenfrenada por los coches. Su última adquisición, que es lo que conduce ahora, es un Bentley de los años sesenta. El cantante posee dos docenas de coches de lujo.