James Hetfield cambió el escenario por un lujoso yate mientras disfruta de un descanso familiar en Mykonos