Este es el gran tema que da título al segundo album de James Blake . El video fue dirigido por Nabil Elderkin, que ya había trabajado con Kanye West y Frank Ocean.