debió ganar el premio Mercury. Era lo mejor entre los diez albumes nominados. Pero se consoló en estar con los finalistas.