Siempre ha habido una extraña relación entre el fútbol y la música. Hasta Jake Bugg ha querido contribuir a su equipo favorito, el Notts County , un modesto equipo. Y luira la camiseta, amén de posar con los jugadores.