No sé que le está pasando a Ray Davies, pero está realmente pesado, soberbio y llena noticias que a, veces, son simplemente falsas.

Por ejemplo, que su hermano Dave Davies vaya a meterse una vez más en un  proyecto de los Kinks.

En absoluto, odia a su hermano, por mentiroso, dictador y embacaudor.

La última noticia falsa que ha salido de Ray es que Jack White, que efectivamente se mete en todos los entuertos, iba a participar en la banda sonora de la película que Bobcat Goldthwait pretende -sólo pretende- realizar del álbum de los Kinks, de la época de la RCA, “Schoolboys in disgrace”.

Más o menos un álbum con un contenido operístico dentro del rock. Davies, como Pete Townshend de los Who, siempre ha tenido tentaciones de que sus historias trasciendan más lejos de lo que significa una canción. Ray Davies ya escribió su ópera Arthur y no me gustó nada, aunque podíamos encontrar una buena canción como ‘Victoria'.

Las mentiras, Davies las ha dicho en la BBC y Jack White, a través de de un interlocutor -ni él mismo se ha dignado- ha trascendido que en ningún momento White está trabajando en ese proyecto, a pesar de que Davies había asegurado que su “estilo anarquico” estaba dando buenas canciones para la película.

Ray Davies tiene 67 años y una ansiedad francamente detestable. Gran compositor de canciones perdió el elixir de la calidad en los años setenta. Resucitar álbumes muertos es lo que se lleva, pero con Jack White se ha equivocado.