Portada del nuevo album del actor Jack Black , con su amigo Kyle Glass

El actor Jack Black, que siempre ha querido ser Ozzy Osbourne, no se retira del rock duro y publica “Rize of the Fenix”, con la banda y su amigo Kyle Gass.

En el álbum, hay una canción que se llama ‘Rock is dead'. Y trata de justificarlo en todas las entrevistas promocionales que concede.

Hasta el punto que siempre dice que Nirvana fue la última gran banda de rock. Asegura que no ha vuelto a salir otra banda como Nirvana.

Cuando se da cuenta de que ha metido la pata, recula un tanto y se acuerda, claro, de su buen amigo Jack White.

Se le aprieta un poco más y también deduce que Black Keys están haciendo buen rock. Y se acuerda un poco más y, entonces, advierte que un Nirvana tiene en la actualidad un gran grupo de rock .

Efectivamente, Dave Grohl tiene a Foo Fighters.

Bueno, en definitiva, Black es un gran metepatas y lo que quieres es publicidad. El anterior álbum, “The Pick of Destiny” no les fue nada bien. Este es el tercero en la carrera del rock del actor Jack Black. No creo que salve al rock.

Pero lo de siempre. En los años sesenta, Amanda Lear  la amante de David Bowie y Mick Jagger, ya me dijo que que el rock era un viejo sin dientes, casi sordo y casi ciego. Han pasado casi cuarenta años y todavía estamos con la misma polémica.

Nadie podrá contra el rock and roll.