Dicen los expertos que el año 1967 fue el más glorioso de la historia de la música. Incluyendo el triunfo en Eurovisión de Sandie Shaw con su inolvidable Marionetas en la cuerda.