Michael Cooper era un fotógrafo que trabaja para “Vogue”. Era un fan de los Stones. El gran fotógrafo  David Bailey, el de la gran portada del single “Jumpin Jack Flash”  iba hacerle unas fotos a Mick. Por aquel tiempo,  era una alocada e inteligente  personaje de la sociedad de vanguardia londinense.Marianne Faithfull era la hija de una mujer decadente, la Baronesa Erisso de Vienna y de un psiquiatra y oficial del ejercito.

marianne-faithfull--3

LA INCREIBLE MARIANNE.-

En aquellas fechas, Marianne había abandonado a su marido John Dunbar, el director de la galería Indica, donde John Lennon conocería a Yoko Ono, donde Paul Mc Cartney escribió “Paperback writer”, ya que el padrino de la boda de Marianne había sido Peter Asher, de Peter and Gordon, hermano de la novia de Paul, Jane Ahser. Como la “gran familia” del “swinging London”.

Marianne Faithfull, por su parte,  se había hecho muy amiga del explosivo trío entre Brian Jones, Anita Pallenberg y Keith Richards, que siempre iban juntos.. Anita le había introducido en el “swinging London” ,pero también en la marihuana, en el ácido y, por supuesto, en la droga más letal:la heroína. Marianne había tenido un hijo con Dunbar, al que llamaban Nicholas, pero no le hacía mucho caso. Casi quedó apartado del caso, hasta que apareció el “tío Mick”.

arregló con el servicial fotógrafo Michael Cooper, un encuentro con Marianne Faithfull. Cooper trabajaba en la promoción de la película “Repulsión” de Roman Polanski y preparó un pase privado en el Ship Motel, en Bath. Aquella noche , Mick se quedó loco por Marianne.

marianne faithfull mick jagger

Llegó diciembre. Exactamente, el 15 de diciembre, Chrissie , con tan sólo 21 años, recibió la noticia de que , a pesar de las promesas, Mick ha decidido suspender las vacaciones que pretendían pasar juntos en el Caribe. Entre otras razones, porque se había enterado de que los billetes de avión habían sido devueltos.

Sóla aquella noche lluviosa y frío de diciembre, ,  en aquella horrible mansión en Harley House, con su perro, sus seis gatos y tres canarios, atrapados en una jaula victoriana , que Mick le había regalado sutilmente en su 21 cumpleaños, Chrissie se metió todo un tarro de barbitúricos.

Aunque no se sabe a ciencia cierta, parece ser que Mick Jagger fue el que la salvó al regresar a casa, pero ni aún hoy día Chrissie lo sabe con seguridad. Chrissie recuperó el conocimiento en el Hospital St. George , en Hyde Park Corner. Ni siquiera la enfermeras sabían su nombre. Cuando estuvo un poco recuperada, fue trasladada a una clínica privada en Hampstead. Durante un par de semanas recibió una terapia especial. Mick Jagger nunca la visitó. Sus padres y su hermana se encargaron de ella.

Cuando salió de la cínica , los tabloides no hacían más que publicar fotos de Mick Jagger y su nueva novia, Marianne Faithfull, de origen aristocrático. pero ni una palabra del intento de suicidio de Chrissie. La oficina de los Rolling Stones lo había tapado todo, absolutamente todo.

FUERA DE CASA.-

El padre de Chrissie le mandó a Mick Jagger la factura de la clínica de Gfreenway , en Hampstead. Con una frialdad diabólica, Mick Jagger rechazó la factura. Incluso el día de Navidad, había alquilado una camioneta para recoger todos los efectos personales de Chrissie y devolverselos. incluso  sus gatos y la famosa jaula victoriana. Unos días después,  antes del año 1967, Marianne Faithfull ya estaba instalada en Harley House.

Lo que no sabía Mick era que su “perfecta” novia Marianne se había acostado antes con Keith Richards, durante aquellas noches de droga y pasión con el trío Brian,Anita y Keith.En una noche loca de pasión, la que Marianne ha calificado en varias ocasiones, como su mejor noche de sexo de su vida. Pero para ella acabó pronto en tragedia. Realmente estaba enamorada de Keith, pero este le confesó que quien estaba loco por ella era el propio Jagger. Keith estaba enamorado a su vez de Anita Pallenberg, su amigo de las “chocolatinas” . Richards  le quitaría  a Anita ,más tarde, en Marrakesch,  a Brian jones. Y Marianne Faithfull, cobardemente,  se refugió en Mick y empezó a salir con Jagger.

Marianne siempre sospechó que Mick también estaba enamorado de Keith. Cuenta Marianne que  en una de las noches más extrañas que pasó durante su vida con Mick , en Harley House, fue cuando Jagger , le dejó a Keith pasar unas noches en su casa. Metidos, Mick y Marianne en la cama y desnudos, tras estar comentando algo sobre ocultismo y el nuevo libro de Aleister Crowley, Mick le dijo que lo que le realmente le gustaría era que Keith estuviera en la cama con ellos dos , lamerle ambos todos su cuerpo y ,luego, le “chuparía” la polla.Todo eso dicho bien en alto para que Keith lo oyera desde la habitación de al lado. Keith ya tenía problemas con la Pallenberg .

keith_mick_bed

HASTA EL FINAL AUSTRALIANO.-

Marianne, como antes Chrissie, pasó otros tres años que fueron un puro infierno. Empezó a tomar diez pastillas de Mandrax para poder dormir todas las noches. Se metió de lleno en la “heroína” , mientas que Mick trabajaba en el estudio, se iba de gira o le ponía los cuernos con cualquiera.

Cuenta Marianne en sus memorias que ya en la primavera de 1969, a Brian Jones le veía perdido y al borde de la muerte. Una noche, Marianne convenció a Mick para ir a visitarle a Redlands, donde iba a morir. Cogieron el Bentley y se prepararon para cenar con Brian. A Mick la cena le pareció una mierda y ,en uno de sus cambios bruscos de humor, se levantó tiró el plato y  obligó a Marianne marcharse ante un incrédulo Brian Jones, que no daba crédito. Dos semanas más tarde, fue cuando Jagger recibió una llamada en la que le decían que Brian Jones se había ahogado en su propia piscina en  Cotchford Farm, que antes había sido la casa del autor de Winnie The Pooh.

A Marianne la muerte de Brian le afectó mucho. Quizá porque se veía tan débil como el guitarrista de los Stones.Era como su hermano en drogas. Cuando días después , los Stones actuaran en Hyde Park, al aire libre, para celebrar la muerte de Brian Jones y también para presentar al nuevo guitarrista Mick Taylor, Marianne Faithfull ya estaba muy mal. No podía dejar el “caballo”, estaba anoréxica, pálida enfermiza y cubierta de manchas. Parecía la misma imagen de la muerte, como la de Brian Jones , al que encima le habían despedido con aquellos versos cursis y horteras del Adonais de Keats , en aquel famoso concierto del 5 de julio.

En ese concierto, en una de los lados del escenario se encontraba Marsha Hunt, negra, imponente, maravillosa, la nueva amante de Mick Jagger. Después del concierto,, Marianne se sentía muy enferma y se fue a Harley House, con su hijo Nicholas.  Mick había desaparecido con Marsha Hunt, cantante, y  esposa del maravilloso teclista de Soft Machine, Mike Ratledge , que a pesar de su condición de homosexual, había aceptado casarse con ella para que no la expulsaran de Inglaterra. Marsha era norteamericana y había tenido un éxito formidable como protagonista del musical “Hair” y acaba de lanzar un single con una versión del “Walk on gilded splinters” de Dr. John, el cantante favorito de Jagger en aquellos días.El cantante la inmortalizaría en “Brown Sugar” , en el album “Sticky Fingers”.

marsha_2394609b

Marsha Hunt, la madre de la primera hija de Jagger

Marsha no ponía impedimentos a Jagger para no aparecer juntos en público o relacionarse socialmente. Era la “amante escondida”. En noviembre del 1970, poco más de un años después, Marsha dió a luz a Karis, la primera hija de Mick Jagger. Pero volviendo al famoso 5 de julio de 1969, lo más increíble es que Mick Jagger y Marianne Faithfull tenían que volar juntos al día siguiente a Sydney, porque ambos iban a rodar la película “Ned Kelly”. Todo empezó mal, porque en el mismo aeropuerto de Heathrow, un grupo de enfurecidos australianos increparon a Mick Jagger. Eran nacionalistas australianos y no soportan que Mick Jagger, un inglés sucio,  fuera  a interpretar a Ned Kelly, uno de los héroes nacionales  y populares australianos.

Marianne Faithfull iba a hacer de su hermana en la película.Antes , se había pertrechado de drogas . Su médico, el de los Stones, le había dado grageas de Tuinal para tres meses. Marianne Faithfull confesó que se metió quince pastillas durante el viaje. Cuando por fín, Mick y Marianne llegaron a la suite del hotel de Sydney, ella ya estaba en trance. Se despertó y no sabía quien era. Se miró al espejo y se vió como un cadáver, el propio reflejo de Brian Jones. Marianne dió vueltas por la habitación, Mick estaba todavía dormido y aún se deprimió más. La suite se encontraba en el piso 45 y desde sus ventanas se  veía toda la hermosa bahía de Sydney. Intentó sucidarse , a pesar de todo.Intentó abrir las ventanas. Pero no lo consiguió, así que resolvió quitarse de en medio tragandose al menos treinta pastillas de Tuinal.

CASI MUERTA.-

Marianne no volvió a despertarse hasta seis días después. Fue a Mick la primera persona que pudo ver. Pero la única que no se había movido de su lado era su madre, la gran baronesa, porque Mick seguía rodando la película “Ned Kelly” como si tal cosa. Marianne pasó muchos días de recuperación en aquel “manicomio” australiano.

mick-jagger-ned-kelly-500x320

Pocos meses después, en mayo de 1970, terminaba su relación con Mick .Pero no sólo eso, también había perdido la custodia de su hijo Nicholas por culpa del intento de suicidio. Nunca hasta hace poco, Marianne  pudo librarse de la heroína.

En la historia de los Rolling Stones Marianne es la inductora de “Sympathy for the Devil”. También es co- autora de “sister Morphine” , que  también apareció en “Sticky Fingers”, pero Jagger no le dió el crédito de la canción hasta hace unos pocos años. Era la crónica de su suicidio en Australia.  Fue Marianne quien le había dado a Mick la novela “El maestro y la Margarita” del ruso Mikhail Bulgakov. Cuenta Marianne que Mick se la bebió en un sólo día. La novela es  la historia de  una visita del diablo a la atea Unión Soviética., Desde ese mismo momento , Mick bebió del personaje de Lucifer y escribió “Sympathy for the devil”.

En la actualidad,  aún juega a ser Satán. Puede estar al lado de alquien que se va a caer al abismo, pero él no resbalará nunca. Capaz  de observar el instante preciso en que el coche se estrella y él salir ileso. Algo muy exasperante para sus víctimas.