Con rictus triste, Imán Bowie camina cerca de su casa. Tiene 63 años.