‘Ordinary love’ es la última de las grandes canciones en homenaje al gran Nelson Mandela. Un homenaje a su memoria de Bono en su letra y música de Danger Mouse y el propio grupo U2