El último panegírico más o menos inteligente, con un artículo baboso, pero secular del gran Stephen Fry.

EL HOMBRE DE SU TIME