EN HOMANAJE AL GRAN NAGISA OSHIMA

Escucha David Bowie
en Amazon Music Unlimited (ad)
Merry_Christmas_Mr_Lawrence_poster_Japanese
Cartel original japonés de Feliz Navidad, Mr. Lawrence

Cuando escribí en una  Navidad el artículo Feliz Navidad, Mr Bowie no creí que poco después se precipitaran una serie de noticias todas relacionadas con el título del artículo.

Rebajas
Feliz Navidad, Mr. Lawrence [Blu-ray]
  • David Bowie, Tom Conti, Ryuichi Sakamoto (Actors)
  • Nagisa Oshima (Director)

Para empezar, David Bowie lanzaba un nuevo tema y anunciaba un nuevo album. Buena noticia. La mala noticia es que  moría poco después, Nagisa Oshima, el gran director japonés, el director de Feliz Navidad, Mr. Lawrence, protagonizada por David Bowie y Ryuchi Sakamoto, el líder de la Yellow Magic Orchestra, los Kraftwerk japoneses.

David Bowie me contó que Nagisa le había impresionado al verlo actual en El hombre Elefante, en Broadway. Y que lo difícil era entender a Oshima.

El rodaje que fue un poco loco, porque creía que iba a utilizar más un campo de concentración de verdad que se había construido en una isla del pacífico, pero por contra casi toda la película se hizo en el estudio.

Ryuchi Sakamoto nunca tuvo buenos sentimientos con la película. Cuando le pregunté me dijo que la relación con Bowie había sido fría.

Ryuchi Sakamoto escribió la banda sonora y la enorme canción Forbidden Colours, temazo absoluto , que David Bowie rechazó y que la cantó finalmente Dave Sylvian, de Japan. 

El valor de la banda sonora hizo que  Bernardo Bertolucci lo fichara para hacer la mitad de la banda sonora de El Ultimo Emperador, que le valió un Oscar a Sakamoto.

Nagisa Oshima escandalizó al mundo con el El Imperio de los Sentidos. Tenía 80 años y su última película fue Taboo. Siempre tuvo un esencial estilo pop por su arte.

Como decía Sakamoto en su twitter, Descanse en paz, Oshimasan.

1 comentario
  1. Isaac dice

    No sabía lo de la mala relación entre Bowie y Sakamoto. Algo pasaría entre ellos. Quizás, sencillamente, fueran carácteres incompatibles. Pero me extraña. Aún me cuesta más de entender que alguien de la inteligencia musical de Bowie rechazara “Forbidden Colours”. El tema le iba como un traje hecho a medida y, si ya era extraordinario, no me quiero ni imaginar lo que podría haber sido en la voz del Duque Blanco. Pocos años después, Sakamoto escribió “Risky”, otro temazo que le hubiera ido a Bowie como anillo al dedo. Y que Iggy Pop cantó copiándole descaradamente. Una pena, la verdad.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.