HISTORIA DE UNA GRAN PORTADA: "NIGHTCLUBBING" DE GRACE JONES

Jean-Paul Goude ha recordado para The Guardian como hizo la extraordinaria foto de portada de “Nightclubbing” (1981) de , uno de los mejores álbumes de la cantante y actriz jamaicano- americana.

El fotógrafo se ha remontado a la primera vez que vio a Grace en un espectáculo en Les Mouches, un bar gay de Nueva York, en 1974 o 1975. Aunque ya la conocía como modelo, lo que le sorprendió saber es que también cantaba. Eso es lo que le llamó la atención más que su estética.

“Sería genial si alguien como Helmut Newton o Guy Bourdin organizaran sus espectáculos”. Ni siquiera pensó en él mismo

Más tarde se asociaron en una serie de shows de música disco, horteras en opinión de Goude. “Pero soy un caballero y no se lo dije mucho, hasta el día en que ella comenzó a copiarme”.

Resultado de imagen de les mouches grace jones

Estaba preparando una película de boxeo que Andy Warhol le iba a producir y no dejaba de decirle a Grace que quería un número musical con todos los boxeadores boxeando al ritmo, en un baile terrible y peligroso. Y Grace en su siguiente actuación apareció con dos chicos muy gay, que no eran boxeadores en absoluto, y llevaban puestos grandes guantes de boxeo. No tenían los movimientos de un boxeador de ningún modo.

“Bailaron como chicos del coro. Parecía estúpido y hortera. Y yo se lo dije: “Si me vas a copiar, ¿por qué no lo haces correctamente? ¿Por qué no lo dirijo yo? “. Y ella dijo:” ¡Claro! “. Me metí tanto en ello que eventualmente hice todo en el programa de Grace”.

Goude recuerda que la relación entre ambos pudo haber sido romántica, entre una estrella disco y un pequeño artista francés, pero se sintió como Josef von Sternberg dirigiendo a Marlene Dietrich.

Ese espectáculo que harían juntos, “One Man Show”, fue muy importante en las carreras de los dos. Goude mantiene que es el mejor papel que Grace representó, y también una de las mejores cosas que él hizo.

Resultado de imagen de grace jones and boxing boys

Goude lo enfocó todo en la masculinidad de Grace, utilizando lo que muchas personas considerarían una vergüenza y darle la vuelta a su favor. Crear un nuevo personaje más allá de un simple corte de pelo, todo se basó en la actitud. Algo nuevo, fuerte y ambiguo.

“No sabías si era un hombre tratando de ser una niña o una niña tratando de ser un hombre. Fue una revolución. Recuerdo que los chicos de A & R en Island dijeron: “¿Estás jodidamente loco? Esto nunca va a funcionar”. Y por supuesto que sí lo hizo”.

Fue el momento en que Grace dijo adiós a la música disco para iniciar una fase infinitamente más interesante, valiéndose de grandes canciones que versionó de un modo sugerente y personal, super cool.

La primera vez que se pudo ver el rostro de Grace Jones en la portada de un LP fue en 1969, en “Ebony Woman” de Billy Paul. Magnífica portada que reflejaba a la Grace mujer, pero carente del chocante impacto de la portada de Goude.

Resultado de imagen de ebony woman billy paul lp

Entonces la fichó para , y su música dio un giro hacia la nueva ola más cerebral, perfeccionista y lujosa. Chris puso una de esas fotografías enormes, de 10 pies de alto, y la puso en medio del estudio para que Sly y Robbie, dos  grandes músicos jamaicanos que tocaban en el nuevo disco de Grace a pesar de no ser grandes admiradores de ella en el momento, entendieran de qué iba el asunto.

“Inicialmente quería negro sobre negro en negro, el fondo, el atuendo y Grace, con ese toque de blanco en el cigarrillo. Luego cambié el color de fondo a beis. Le di a los labios de Grace un tono de marrón oscuro o ciruela y espolvoreé sus pómulos y torso con pigmento azul para sacar el volumen. El cigarrillo tenía que ver con el color y la composición. Posteriormente lo usé en otras imágenes, también, en su ojo y debajo de su nariz. Por supuesto, también sugiere rebeldía”.

Resultado de imagen de grace jones 1980

La gente veía  a Grace escandalosa, incluso alienígena. Pero todo esto no fue solo de cara a la galería. Goude quería dotar al personaje de una gran dignidad. Quería que fuera una bofetada a todos los entertainers del momento, Dianas Rosses y otras estrellas. Crear una chica rigurosamente seria.

“Quería que la audiencia se sintiera intimidada por esta persona, que no estaba haciendo las cosas como nadie más: el espectáculo, la mirada, la forma de hablar, la música… todo era completamente nuevo. Y de eso iba el “One Man Show: era Grace despidiéndose de la decadencia disco y barata y ¡diciendo hola a un futuro radiante conmigo! De hecho, tenía mucho que ver con una historia de amor. Al final, el entusiasmo es lo que te hace crear”.

Además la música era fantástica, versiones estilizadas y expansivas de Vanda/Young, Bill Whiters, Ástor Piazzolla, David Bowie e Iggy Pop, Sting…

Imagen relacionada

Desde entonces, la fotografía icónica (aquí si que no sobra el abusado adjetivo) ha servido como modelo para jóvenes cantantes y grandes estrellas, que cogen de ella algo, aunque sea un pequeño detalle: el peinado, la mirada, los gestos, la puesta en escena, la coreografía.

“Es cierto que este personaje que creamos es mucho más espectacular que usar sombreros grandes o trajes de diseñadores. Era completamente original, una mirada que influyó en la moda, que influyó en el mundo”.