Los dos primeros álbumes de los Chemical Brothers -sobre todo “Digging your own hole”– me impresionaron hasta grados superlativos.

Junto con The Prodigy pense que lideraban una nueva revolución musical.

Pero el mundo de la música norteamericana, precisamente, no estaba preparada para ella.

En los noventa, los college americanos todavían seguían creyendo que el rock era todavía lo mas “cool” y la música programada demasiado fría para ser asimilada como el presente brillante.

Han pasado más de quince años y, ahora, hasta un niño que hace música electrónica en su casa, el caso de Owl City, puede ser número uno en ventas, en los mismisimos Estados Unidos.

El tiempo ha pasado y tanto Ed  Simmons como Tom Rowlands ya son unos autenticos veteranos en saber lo que la música de las discotecas, del ácido, de las pastillas, de la nueva psicodelia.

[ad#adsense-250×250]Por ejemplo, el magnífico tema, el tema estrella de su septimo álbum “Further”, una canción- acida llamada ‘Swoon', que es un magnífico título para la música que hacen. Estamos realmente en el histérico rapto del extasis.

El nuevo álbum sólo tiene ocho temas, pero magníficamente programados. Sobre todo Tom es un maestro. Otro de los temas estrellas es ‘Escape velocity'. Todo es posible. Incluso que ahora como veteranos, Chemical Brothers toquen las puertas del cielo.

Abajo, el clip de ‘Swoon'.