Una especie de loca de nacionalidad sueca, que lleva veinte años asegurando que ella es al verdadera hija de , vuelve a atacar de nuevo y ha presentado una demanda a la Fundación Elvis Presley, en la que exige 130 millones. Es increíble.