jaggg

Mick y bailarina

No le ha gustado nada saber que el cantante de los tiene un nuevo ligue cuando todavía no se han cumplido 3 meses del penoso suicidio de su hermana L´Wren.

Y se lo ha dicho sin pelos en la lengua a The Mirror. Para Jan Shane, hermana de , ha sido “grotescamente irrespetuoso” hacia su memoria por haber llevado a su supuesta nueva amante, la bailarina de 27 años Melanie Hamrick, a Zurich, donde los Stones han reiniciado su gira europea a principios de junio.

L´Wren se quitó la vida en marzo, y según se ha sabido su patrimonio entero (5,4 millones de euros) pasará a manos de Jagger, su compañero sentimental durante más de una década.

JAGGER620_2000040a

Una de las fotos de la controversia

A Jan Shane le sentó como un tiro las fotos en las que se puede ver a Melanie y Mick abrazándose en el balcón de un hotel de la ciudad suiza.

“Cuanto más lo pienso, más me enfada. Mi hermana se merece más respeto. Ni siquiera han pasado tres meses desde que ella murió. Ahora creo que fue Mick fue una parte mucho mayor en sus problemas de lo que creíamos.”

Unas declaraciones bastante contundentes, que señalan directamente con el dedo. Jan Shane se ha despachado a gusto. Se puede decir más alto pero no más claro.

 “No me sorprende en absoluto. Estoy muy contenta de que L'Wren no tenga que aguantarle más. Mi hermana se merecía mucho más que eso. Es algo terrible que Mick lo haya hecho. Es triste. Su vida sigue como si nada hubiera pasado. Mientras sale con mujeres, una parte tan importante de nuestra familia ya no está.”

Jan-Shane-Bambrough-LWren-Scott-sister

Jane Shane Scott

Desde luego fue sorprendente en marzo ver la reacción de algunos fans de los Stones en redes sociales como Facebook, de apoyo incondicional a “San Mick”, hablaban como si el co- líder de los viejos “enemigos públicos Nº 1” fuera una hermanita de la caridad. Como si sus “satánicas majestades”, se hubieran convertido por arte de magia en “las monjitas del Jeep”. Obviando o ignorando lo pésimamente mal que acabaron varios de los viejos romances de Jagger, sobre todo con Chrissie Shrimpton y Marianne Faithfull.

Parecía como si los Stones no hubieran tenido ninguna culpa de Altamont, la repentina defunción del sueño hippie. Donde Mick Jagger no quiso salir a tocar antes – apremiado por los que veían como llovían palos de Hell Angels, a quienes los Stones contrataron con el funesto resultado por todos conocido porque quería esperar a que se pusiera el sol, ya que, en sus propias palabras: “mi maquillaje resulta más atractivo por la noche”.