va a romper su silencio discográfico de 6 años con un nuevo álbum repleto de colaboraciones de jóvenes artistas. Al menos se han dado cuatro nombres: , , Flying Lotus y , en lo que promete ser un más que interesante trabajo de regreso.

El gran teclista ha hablado de su nuevo disco con el San Diego Union-Tribune con entusiasmo:

“Estoy aprendiendo mucho de los jóvenes con quienes estoy trabajando. No quiero dejar de aprender. Y ni siquiera estoy pensando en términos de: ‘haré este disco, lo sacaré, lo promocionaré, haré algunos conciertos y luego, en algún momento, trabajaré en otro siguiente'. En estos días, puedes hacer dos temas, y algo un poco más tarde que esté conectado a las dos. Donde trazas la línea depende del artista. Es un nuevo día.”

Pero es que el músico de 77 años también está colaborando con artistas que lideran la nueva vanguardia del jazz, como el saxofonista Kamasi Washington y el teclista y saxofonista Terrace Martin.

Martin, además, está ejerciendo de productor de ese disco aún sin título y fecha de edición. Durante la última década compaginó su trabajo en el mundo del jazz con producciones para artistas como Lamar, Snoop Dogg, YG, Travis Scott y Talib Kweli. Es él quién ha comunicado a estos artistas con Hancock.

Resultado de imagen de herbie hancock wayne shorter

Wayne Shorter -leyenda del saxofón, miembro de Weather Report y antiguo compañero de banda de Hancock en el Miles Davis Quintet– también ha participado en el disco, al igual que Robert Glasper y Derrick Hodge, el guitarrista de África Occidental, Lionel Loueke, y el aclamado músico indio de tabla Zakir Hussain.

En definitiva, Herbie Hancock ha montado un particular y variadísimo All-Star para ese su nuevo LP, que ya pone los dientes largos sin haber escuchado tan siquiera unos segundos del disco.

Resultado de imagen de herbie hancock 2018

El legendario músico ha apelado a su concepto de la música como unión:

“Quiero hacer discos que apunten hacia el concepto de unir a las personas y trabajar para alentarlas a aspirar a ser ciudadanos globales, y no solo ciudadanos estadounidenses, italianos o japoneses. Ser ciudadanos globales o mundiales es vital. Porque eso es a lo que nos tenemos que enfrentar en el futuro y eso de poner en contra a un país con otro, esas cosas tienen que morir”.