HARTOS DE LOS FANATICOS DE MADONNA

PLASTICOS Y DECIBELIOS y mucho menos JULIAN RUIZ tienen la culpa de que Madonna no venda discos, que Madonna tenga problemas para vender entradas, que enseñe un pezón en pleno concierto en Estambul, con los problemas que en la capital de Turquía representa el islamismo.

Tampoco ni mucho menos  que su película W:E: haya sido un escandaloso fracaso, que la mafia rusa le haya engañado con los gimnasios y que haya cumplido 53 años y que trate de comportarse como una jovencita.

Tampoco somos culpables de que actualmente se llame Esther por su relación con la Kabbalah y que, en definitiva, sólo sea noticia por sus escándalos que por su música. Lo sentimos.

Pero dejen de mandarnos emails con insultos, acusaciones e incluso amenazas, que es más grave, porque esos emails estarán sometidos a la vigilancia de la policía.

Ya estamos hartos de fanáticos. Desde los religiosos  a los fanáticos de Madonna.