Este fue el número uno del himno de  la selección inglesa para el mundial de Francia de 1998. Hace veinte  años.