Desde que trabajó en El Aviador, con Scorsese, Gwen Stefani no para por meterse en el cine. Lo peor es que pasea a Gavin Rossdale, su pobre marido que no levanta cabeza con su carrera.