Tras la muerte de Whitney Houston se dieron mucha prisa en el West End para hacer una versión en teatro musical de El Guardaespaldas, con el viejo guión cinematográfico, pero los críticos se han comido a bocados al musical.