El tema de las groupies para los grupos de rock, se queda como un tema de los años setenta, primordialmente, cuando el machismo perverso cabalgaba a sus anacha entre las estrellas del rock.

Un machismo decimonónico, absurdo, que promulgaba asquerosamente Keith Richartds y Mick Jagger, en los años setenta, antes de que conocieramos el sida.

Led Zeppelin, los Who y otros grupos semajantes también tenían  papeles protagonistas. Groupies que procedían incluso de ser primeras damas como el caso de Margaret Trudeau, la esposa del presidente de Canada, con Keith Richards, que casi le cuesta una cadena perpetua,como penitencia de su osadía.

¿Es un estigma del pasado?. Probablemnte, no . Groupies ha habido en los setenta, en los ochenta, en los noventa y hay en este siglo. Pero de otra forma, de otra manera. Ese machismo repugnante ya no se puede practicar como antaño.

Jimmy Page , con la famosa Pamela Des Barres

VH1, el canal respetable de  la infecta MTV, programa estos días un programa sobre la historia de las groupies, basado en un libro de una histriónica Paloma Des Barres, a la que conocí en otros días y que no me gustó nada ni en caracter ni en personalidad.

Ahora  llega hasta predicar que Mick Jagger quiso sexo con ella, cuando sólo tenía 16 años. No estaría tan seguro de su afirmación, conociendo a las dos personajes.

Pero el tema es interesante, porque es otro lado, el más oscuro del firmamento estelar del rock. Cameron Crowe, el cineasta, el ex-crítico de Rolling Stone dibujó maravillosamente el personaje de la típica groupie, con aquel personaje llamado Penny Lane, que aparecía en la película Almoost Famous, protagonizado por la hija de Goldie Hawn, la pesada de Kate Hudson, que todavía ejerce en su vida de groupie, como si no hubiera podido sobrevivir a su personaje.

De groupie hizo con Black Crowes, hasta que llegó a casarse con ese curioso personaje que era Chris Robinson, un maravilloso cantante, animador de porros y porros; y, últimamente, a Matt Bellamy, al que tiene enganchado para casarse y que se convertiría en su segundo marido-cantante de rock.

Más que la historia de Paloma Des Barres, con su aventuras con Led Zepplin, Grand Funk Railroad, etc, quizá tenga que contarla la propia Kate Hudson.

Kate Hudson, bailando como Penny Lane, en Almost Famous.