Es increíble que una tienda de Oklahoma venda réplicas de la granada de oro de Flaming Lips, de Wayne Coyne, que tantos problemas creó en el aeropuerto de la ciudad. Se venden a 50 dólares.