Un gran homenaje al gran Otis Redding, a través de una interesante canción de , con el rap de Jay Z, uno de los temas de “Watch the Throne”.