Enorme canción de los ingleses Temples, con este soberbio tema de su segundo disco, “Volcano”