Martika tuvo una fuerte relación artística con Prince, a comienzos de los años noventa, que dió como fruto esta pequeña obra maestra , llamada Love thy will be done.