Siempre me gustó Le Meteque. Quizá por el desgarro de como se veía a sí mismo, el gran Georges Moustaki, un enorme talento del mediterráneo.