Tal día como hoy, hace 45 años , el cuerpo del guitarrista Gram Parsons fue robado y llevado al Parque Nacional Joshua Tree, donde y quemado hasta sus cenizas. 

Parsons murió el día anterior después de una visita a Joshua Tree cuando tomó una sobredosis de alcohol y morfina. Un día más tarde, su cadáver  estaba en el Aeropuerto Internacional de Los Ángeles, programado para ser trasladado en avión , con su  su familia en Nueva Orleans, pero sus amigos Phil Kaufman y Michael Martin tenían  otras ideas: aparecer en el aeropuerto en el coche fúnebre de Kaufman su vehículo de todos los días, reclamando  el cuerpo , firmando los formularios de liberación como “Jeremy Nadie” y llevandoselo.

Se dirigen a Joshua Tree, a unas 200 millas de distancia, paran en un bar en el camino donde brindan  por Parsons. Al llegar al punto de referencia de Cap Rock en el parque, descargan el ataúd de Parsons, lo humedecen con gas y lo prenden fuego. Cap Rock tiene un significado especial, ya que es donde Parsons disfrutó de una velada con Keith Richards fumando peyote.

Al día siguiente, las autoridades encuentran el cuerpo y Kaufman y Martin son arrestados, multados y sentenciados a cadena perpetua. Kaufman afirma que Parsons había pedido su consagración en el desierto y que simplemente estaba cumpliendo sus deseos.

El incidente se convierte en leyenda y proporciona a Parsons una historia mucho más elegante que la sobredosis de su habitación de hotel.