Hace 25 años, Paul Simon se saltó todos los protocolos, incluso el de la ONU, que hacían la guerra al “apartheid” del gobierno de Pretoria y se presentó en aquel país para grabar su obra maestra “Graceland”.

Algunos políticos jamás le perdonaron aquel paso polémico de Simon. Algunos le apoyaron, porque jamás en aquellas semanas, Simon defendió al gobierno de Pretoria. Aunque no era excusa suficente.

Ahora “Graceland” y como se grabó, se ha convertido una película, un documental dirigido por Joe Berlinger, que ganó un Emmy con aquel Paradise Lost, acerca de Menfis, que fue terrible.

El documental Graceland se estrenará en el Festival Sundance, a finales de este mes de enero.

Paul Simon ha accedido a viajar a Surafrica y hablar nuevamente con los miembros de Ladysmith Black Mambazo, que participaron en el álbum.

También aparecen Peter Gabriel, Harry Belafonte y Paul Mc Cartney y otros músicos que no entendieron lo que hizo Simon.

Como curiosidad también aparecen Los Lobos, que todavía sostienen que la canción ‘All Around the World or The Myth of Fingerprints' se las robó a ellos.

Nadie se explica el encanto de Graceland, aunque para mí ‘You can call me Al' es una puñetera obra maestra.