GEORGE HARRISON: UN INTRUSO CASI LE MATA EN FRIAR PARK

GEORGE HARRISON: UN INTRUSO CASI LE MATA EN FRIAR PARKGeorge Harrison, en diciembre de 1980, tras el asesinato de John Lennon, creyó que también él estaba condenado a morir violentamente.

Así que se encerró en su mansión de Friar Park. Se gastó fortunas en seguridad en toda la enorme casa y jardines adyacentes. Incluso cambiaba de numero de teléfono cada semana e hizo que le diseñaran una serie de alarmas extravagantes. No contento todavía, contrató a sus hermanos Harry y Peter , como responsables de su seguridad.

Y, pese a todo, tal día como hoy hace 21 años. el 30 de diciembre de 1999, un loco llamado Michael Abram, de 36 años, se coló en Friar Park y le atacó con un cuchillo de cocina. Olivia, su mujer, fue testigo del ataque: George recibió varias heridas muy considerables en su pecho e ingresó en un hospital bastante consternado y deprimido.

GEORGE HARRISON: UN INTRUSO CASI LE MATA EN FRIAR PARKUn año después, en el 2001, George Harrison creyó que había vencido un viejo cáncer de pulmón. El guitarrista, que había sido un fumador empedernido, de tres cajetillas de tabaco rubio inglés cada día, respiraba tranquilo hasta que, en una revisión rutinaria, le detectaron que el cáncer se la había traspasado nada menos que al cerebro, con dos tumores.

Pocas semanas después, el guitarrista de los Beatles apenas podía andar unos pasos. Era la primavera del año 2001.

Deja una respuesta

Su dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.