ap_madonna_russia_concert_jef_120809_wblog

, en St Petersburgo, cuando dió el concierto en homenaje a las Pussy Riot

Las autoridades rusas, a través de su ministerio del exterior han iniciado un persecución sobre Madonna. La acusan de haber entrado en Rusia con una visa cultural, pero sin el permiso para poder actuar.

Además cobró un millón y cien mil dólares por su actuación en la vieja capital rusa, San Petersburgo, sin pagar ni un sólo rublo de impuestos. Se llevó todo el dinero.

En realidad, parece una rabieta del gobierno ruso, que jamás perdonará a Madonna su defensa con respecto a la postura de las Pussy Riots, en que fue muy belicosa.

El caso es que Madonna violó las leyes de  emigración rusas y no cumplió tampoco con la leyes de los impuestos rusos. Nadie cree que la persigan, pero está claro que Madonna tiene casi imposible volver a Rusia.

Ultimamente,  de Madonna sólo se habla de escándalos o corrupciones, como esos dos millones y ochocientos mil euros que no aparecen en Malawi, donde también tiene problemas con el gobierno.

Y, ¿la música?. Parece que a eso ya no se dedica desde hace tiempo.