Glen Campbell junto al gran guitarrista James Burton y otros músicos en el estudio de Columbia Records en Los Angeles en septiembre de 1967.