Son raros los ejemplos que salen del país más alejado del mundo, Nueva Zelanda.

Nos acordamos de OMC, tras la inesperada perdida de Pauly Fuemana, de origen maorí.

Nos acordamos también de la dulce Bic Runga, con aquella sensacional canción, ‘Sway'. Ella también era de origen maorí. Y, claro, están los hermanos Finn, con Splitz Enz y, luego, Crowded House.

Por veleidades de la vida he estado en tres ocasiones en Nueva Zelanda y he sentido la soledad de conducir por la isla del sur, donde sólo había ovejas.

Ahora, resulta que ha aparecido una extraña mujer de tan sólo 23 años, con un talento soprprendente . Se llama Virgina Wigmore, alias . Nació en Nueva Zelanda, pero se fue a vivir a Argentina, hasta que volvió hace poco. Sabe por tanto, hablar español.

[ad#adsense-250×250]Hace casi un año, durante once semanas fue número uno en el país del fín del mundo, ‘Brother', un tema del grupo rapero neozelandés Smashproof, que sólo rapean, pero el estribillo lo cantaba una desconocida llamada Gin.

, que es un enorme depredador, debió mostrar interés por ella y convocó a su grupo, a los Cardinals, para que le hicieran un álbum a Gin.

Pues, bien, su “opera prima” es fantástica. Se llama  el álbum “Holy Smoke”, como la película australiana de Jane Campion, la de “El Piano”.

El álbum contiene entre seis o siete canciones de altísimo nivel, producidas por Mike Elizondo. Una elección arriesgada, pero soberbia. Elizondo es el gran músico en los discos de Dr. Dre y Eminem.

Gin tiene un timbre parecido a Duffy, pero es otro tipo de riesgo en su música. Es curioso comprobar que todas las estrellas neozelandesas son diferentes.

Abajo, un clip de como se hizo su mejor canción, ‘Hey Ho'.
[ad#tradedoubler-468×60]