Florence Welsh se sabía muy bien sus partes en Gimme Shelter y estuvo muy bien, en una siempre difícil cancion de los Rolling Stones. Con Clapton, Florence fue la sensación de la noche.