Un 6 de noviembre de 1965, los Rolling Stones conseguían ser número uno por segunda vez en Estados Unidos, con uno de sus números fuertes de los primeros tiempos, “Get Off of my Cloud”, el single que siguió la estela del enorme éxito de “Satisfaction”. En concreto la canción le quitó la posición de honor a “Yesterday” de los Beatles.