Este es el último gran concierto de George Michael, filmado en París, durante su última gira “Symphonica”