George Michael alquiló el Royal Opera House de Covent Garden -que pretensión- para anunciar su gira sinfónica

Es un mal terrible en la música actual. La moda empezó con Peter Gabriel. Siguio con Sting y el último en apuntarse, George Michael. ¡Que horror!.

Michael anuncio una gira Sinfónica con su música.

Da la coincidencia que los tres artistas son ingleses y con muchas pretensiones. Los tres cantan exelentemente  pero ninguno de los tres sabe escribir música y no son tampoco grandes técnicos musicales.

Creo que esa es la principal razón por la que quieren convertir sus canciones más o menos pop, en algo más trascendente, menos banal. Una pretenciosidad que borda en el ridículo. Tanto el disco de Peter Gabriel como el de  Sting han sido portentosos fracasos de venta. A nadie le interesa una canción pop convertida en una pobre representación sinfónica. Sólo a ellos que pasan de los 50 años y creen que así su vida se hace más trascendental.

Nunca, nunca se ha pasado de un éxito pop a un éxito clásico. Todo lo conbtrario del clásico al pop. ¿Por qué?. Porque una canción pop es un par de acordes, como mucho diez y poco más. Y además, acordes corrientes. No hay riqueza musical en las canciones de George Michael que de para tanto.

Pero el tío no se corta y hoy ha presentado su gira por europa, con el patrociooinio de Live Nation. En Londres va a actuar en la Royal Opera House y en Royal Albert Hall. Aquí, en España, lo veremos en septiembre en Bilbao, Madrid y Barcelona, pero en Palacios de Deportes. Aquí es para sacar el dinero. La gira comienza en la Opera de Praga, en el mes de agosto, donde estrenó Mozart Don Giovanni. Para que vean que altura.

Para que vean la gran bondad de un hombre que está machacado por las drogas, por el alcohol, asegura que como ha hecho a la sociedad, el próximo álbum será para las víctimas de los hijos gays. Para los jovenes homesexuales indefensos.

Como siempre, la doble vara de medir. El dinero y la caridad.

George Michael sólo ha tardado tres años en volver a los escenarios, a las giras. Hace tres años juró y perjuró que jamás volvería a los escenarios. Poco le ha durado el juramento.

Abajo, su floja versión de ‘True Faith' de New Order.