JULIAN RUIZ ESCRIBIO ESTE ARTICULO EN EL MES DE MARZO DE ESTE AÑO. 

, la estrella de los años noventa, vive encerrado en su mansión londinense, al parecer, enfermo.

geo_2092989b

Gilson Road es una pequeña calle en South Kessington, en Londres, curiosamente relacionada en sus días con Goldman Sachs, por los inquilinos que vivían allí. Anteriormente, en una de sus casas, había vivido David Bowie e incluso Rowan Atkinson, Mr. Bean.

Ahora , en una mansión tipo victoriano , que hace esquina Con The Boltons , vive el último de los reclusos más famosos del viejo imperio británico. La estrella de los años noventa, Geórgicos Kyriacos Panaylotu , más conocido por George Michael, que según la revista “Music Week” ha vendido cerca de una cifra mítica. 100 millones de discos.
Es difícil verle salir de la mansión , como no sea para andar por los alrededores. No sale casi nunca. Aunque si así fuera , nadie le reconocería. Ha engordado mucho, lleva una media barba y sólo sale acompañado de sus perros. Tiene miedo a los “paparazzi” y, sobre todo a la prensa amarilla, que dice “morderlo con una violencia carnívora”. Ni siquiera a sus vecinos Sting y Kate Moss les ha pedido acudir en su auxilio. No pueden ni visitarle.

George-589386
La último que conocemos es que la estrella entró hace unos meses en una clínica de rehabilitación en Suiza . Exactamente , en la clínica Kusnacht Practice, en Zolikon. Su severo tratamiento costó unos cien mil euros. Su internamiento en la clínica sucedió pocos días después de haber sufrido un colapso en su propia mansión y haber sido transportado al hospital más cercana de Kessington en ambulancia de urgencias.

EL VOMITO DE LAS DROGAS

¿Que le había pasado a George Michael?. El único que dio algunas pistas fue su sobrina Jackie Georgiou. Al parecer, George casi se había ahogado en su propio vómito. La suerte es que estaba despierto . No le pasó como a Jimi Hendrix, Mama Cass o Keith Moon, que les pilló dormidos. George Michael coleccionaba una especie de cocktail molotov mortal para su propia vida, a base de crack, cocaína, alcohol y marihuana.
George Michael volvió a su mansión de South Kensington hace unos meses : Y allí se esconde hasta ahora. . Dicen que no se ha recuperado de la depresión que le produjo romper con su “novio” de tantos años Kenny Goss. A partir de la ruptura , se despegó del resto del mundo , como si hubiera estado conectado a la vida, a través de cables invisibles.

George-Michael-in-street-in-Zurich-313668
Pero lo cierto es que desde hace seis años, desde su fuerte adicción a las drogas, su vida no ha sido más que un rosario de conexiones con los sucesos o la policía. Todo empezó con estrellar su Range Rover con un árbol no lejos de su casa. Fue condenado por un tribunal a ocho meses de cárcel -sólo cumplió cuatro- y le quitaron el carnet por cinco años.

Quizá por ese accidente, Kenny Goss, su pareja durante los últimos 15 años, lo abandonara definitivamente. Pocas semanas después, en el año 2011 , durante su última gira , llamada “Symphonica”, tuvo que ser ingresado en un hospital de Vienna , con una severa neumonía. El propio Michael dio las gracias a los médicos de Viena y dijo haberse salvado de milagro. Había necesitado una toracotomía y estuvo en coma varios días.

2A769B9000000578-0-image-m-33_1436744136910

Von su último novio, Fadi, en Suiza.

Más notable y extraño fue su accidente en la autopista M1 de Londres, cuando su coche saltó hacia el vacío y tuvo que ir al hospital con una fuerte conmoción en la cabeza.
Ahora, desde que volvió de Suiza , se encierra con docenas y docenas de discos. Se lo compra casi todo. Pero tiene pánico de haber perdido su habilidad para poder seguir componiendo temas como “Father Figure” o “Careless Whisper”. Aun así le ha dicho a sus amigos que tiene toneladas de canciones de música disco para poder grabar en los próximos meses.

VOLVER A GRABAR

Algunos músicos aseguran que ha vuelto a grabar nuevo material, que de hecho, está grabando estas mismas semanas. En su último sello discográfico, en Universal , no saben nada de ello. Ni esperan nuevo material. Hay otras versiones que dicen que que quiere trabajar en una idea especial con David Gilmour, ya que Pink Floyd siempre ha sido el grupo de su vida.
La última vez que estuve con George Michael me contó que algún día, en algún lugar, como en la canción de Vera Lynn , “”We´´ll meet again” , Wham volverían a trabajar juntos . Sin embargo, más inquieto me dejó su reflexión sobre el final del mundo. Todo llegó porque le pregunté si era católico, en lugar de ser un buen ortodoxo , como buen griego. Venía a cuento dado el crucifijo que lucía en los días de “Faith” , su obra maestra como artista. Se quedó pensando y dijo que no creía en nada. Ni siquiera en lo quería la Biblia, pero si creía que el Armagedón sería un invitado de lujo próximo en nuestras vidas. Que lo viviríamos. Menuda profecía.
Se me quedó como una especie de nudo en la garganta. Esa era la “Fe” del nuevo “Howard Hughes del pop”. Otro recluso para nuestra querida discoteca.

Hace dos años, su último concierto grabado.