prosigue su gira “sinfónica”. Parece el mismísimo demonio, anoche en el Royal Albert Hall, donde rindió tributo a Amy Winehouse, con el mejor tema de ella, ‘Love is a losing game'.