george-harrison-material-worldTal día como hoy, el 25 de febrero del año, a los pocos minutos del día, nacía , el “beatle tranquilo, el pequeño de cuatro hermanos , en el seno de una familia muy pobre de Liverrpool, apenas sin calefacción ni agua caliente, en aquellos años, en plena segunda guerra mundial.

George conoció a Paul Mc Cartney en la escuela. Siempre fue Paul de mayor de George, aunque sólo le sacaba ocho meses. A los 15 años, George se convirtió en un Beatles, porque Paul convenció a John Lennon para que entrara en la banda. Paul prefirió que George fuera el guitarrista y él se enfrentó al bajo, que no lo había tocado nunca.

George Harrison siempre vivió bajo la sombra implacable sombra de Lennon y Mc Cartney. Hasta 1968 no empezó a escribir canciones con calidad como ‘While my guitar Gently weeps’, en que metió a su amigo Eric Clapton y, sobre todo, ‘Here come the sun’ y ‘Something’, sus dos mejores canciones en la historia de lso Beatles, sólo introducidas en el último album que grabaron, “Abbey Road”.

Pero George fue el primero en descubrir la música hindú y meterla en concepto moderno, descubrir a Ravi Shankar y ser un pregón de los hippies.

Luego, en solitario tuvo el enorme éxito de ‘My sweet lord’, que era como una copia de ‘He´s so fine’ de las Chiffons. Siempre le pesó esa culpa.

Pero “All things must pass”, un ataque al fin de los Beatles, fue su mejor album. Luego, grabó nueve álbumes más, pero ninguno de la solidez del que le había producido Phil Spector.

Durante los años ochenta incluso fue el brazo armado económico de los Monthy Phyton y productor de la gran vida de Brian.

Gracias a su amistad con Bob Dylan, fundó un supergrupo, los Traveling Wilburys. Sólo dos albumes con Tom Petty, Roy Orbison y  Jeff Lyne.

En el año 2000, le entrevisté por última vez. Había hecho una nueva versión de ‘My sweet Lord’. No me habló bien de su tiempo en los Beatles, como si le jorobara ese tiempo. Y habló mal de Paul.

Sin embargo, un años después, el 29 noviembre moría en la propia casa de Paul en Los Angeles, donde seguía con la quimio terapia para su cáncer en el hospital de la universidad de UCLA.

Su cenizas se esparcieron en Benarés, y en los Ríos Ganges, Sarawasti y Yamuna.

A George Harrison siempre lo tendremos en la memoria.