Este es el tema que George Harrison  usó para rendir homenaje a Bob Dylan  en el Concierto por  su 30 Aniversario, hace justo hoy 25 años. Así que Dylan lleva 45 años en los escenarios.