Tony Banks y Mike Rutherford recogen el gran premio de la música progresiva en Londres. A la cita faltó Phill Collins.

La revista ProgMagazine, dedicada exclusivamente a la música progresiva, concedió anoche en Londres sus primeros premios, en los jardines de Kew.

Genesis recibieron el premio más importante, como reconocimiento a toda su labor desde los años setenta a favor del rock progresivo.

El rock progresivo goza de millones de seguidores en todo el mundo. Comenzó en los años sesenta, sin duda, con la psicodelia de Syd Barrey y Pink Floyd y continuó con reyes del rock progresivo como Yes, King Crimson y Genesis, incluso con Peter Gabriel.

Además, el rock progresivo nunca ha muerto. Siguió en los años 80 con Marillion, luego , en los noventa, con Porcupine Tree y, sin duda, Muse en el siglo XXI.

Estos fueron los premiados en la ceremonia londinense:

NEW BLOOD: TesseracT

LIVE EVENT: Anathema

GRAND DESIGN: Pink Floyd Immersion reissues

ANTHEM: Squackett A Life Within A Day

ALBUM OF THE YEAR: Rush  “Clockwork Angels”

VISIONARY: Peter Hammill

LIFETIME ACHIEVEMENT: Genesis

VIRTUOSO: Carl Palmer

GUIDING LIGHT: Steven Wilson

PROG GOD: Rick Wakeman