Original Album Series (Música MP3)


New From: EUR 14,99 EUR In Stock
buy now

Seguimos en plena resaca de despedida de , fallecida a los 76 años el pasado jueves a causa de un cáncer de páncreas. Los homenajes a la gran cantante y pianista (y compositora) continúan sin solución de continuidad. Lógico, no todos los días muere alguien de su talla artística, de su grandeza.

Tributos de todo tipo, por parte de propios y extraños.

Por ejemplo uno que muchos no esperarían, el del cofundador de KISS, , que ha sido invitado a un programa tributo Aretha Franklin de HLN, compartió alguna de sus ideas sobre el icono de la música y mandó un aviso a jóvenes navegantes:

“Esta es una lección para todos. Antes que nada, es el día más triste. Amo a Aretha y siempre lo haré. Pero todas esas niñas que miran a America’s Got Talent y cosas así… cállate, olvídate de ti misma, siéntate y escucha esta música, porque las nuevas princesas del pop deben comprender que una vez existió la grandeza y su nombre era Aretha Franklin”.

Antes de eso, Simmons se presentó:

“Soy una elección extraña para estar aquí. Sé que puede parecerle a la gente algo extraño, pero me encantaba Aretha, como a decenas de millones de personas”.

Y se retrotrajo al principio de su admiración:

“Mi primera imagen de Aretha fue cuando yo era pequeño. Llegué a Estados Unidos desde Israel y encendí un televisor y había un disc jockey de Nueva York llamado Murray The K, y él dijo: ‘Está bien. Aquí está ella, es Aretha Franklin’. Y esa joven, más o menos de espaldas, se acercó y miró el televisor y comenzó a cantar: “R-E-S-P-E-T-O, solo quiero un poco de respeto”. Y me quedé atónito con la letra… Nunca había escuchado a las mujeres hablar así. ‘Dame un poco de respeto. R-E-S-P-E-T-O’. Y luego la voz… nunca había escuchado a nadie así. Nunca había escuchado música gospel, ni música bautista, solo estaba metido en el rock and roll. Y me quedé estupefacto. Y seguí escuchando. Y la profundidad de su música, canciones como ‘(You Make Me Feel Like) A Natural Woman’ y así sucesivamente.

“A principios de los 80, cuando salía con Diana Ross, le sugerí: ‘¿Por qué no haces un dúo con Aretha?’. Y estábamos en su apartamento en la ciudad de Nueva York, y en lugar de pasar por la mediación de mánagers y todo eso, simplemente cogí el teléfono y llamé. Aretha se puso al teléfono de inmediato y yo dije -ya sabes, ese tipo de tartamudeo, porque estás en la presencia de la grandeza – ‘¿Qué tal… ¿Qué tal un dúo con Diana Ross?’ Ella dijo: “Claro. Esa sería una gran idea”. Me sorprendió su amabilidad, la falta de ego, su plenitud, su bondad… Con el tiempo, aprendí más y más acerca de cómo Aretha… por supuesto, su padre era un ministro bautista, ella salió de Detroit. Y cuando Diana me llevó de vuelta a Detroit para visitar Motown y todo eso, recorrimos los vecindarios, y no había conocido nunca ese mundo, no lo entendí. Pero Aretha no se quedó en Detroit; ella bajó al sur y grabó con la sección rítmica clásica de Muscle Shoals y Jerry Wexler y comenzó a escuchar todo tipo de música diferente. Los Rolling Stones la amaban, por el amor de Dios. Ella hizo ‘Jumpin’ Jack Flash’ y lo mataron. Ella hizo ‘Eleanor Rigby’ de los Beatles”.