Gene Simmons, para mí, el autentico líder de Kiss, en plena rueda informativa, lo dijo claramente. Odiaba y despotricaba de lo que él llama chicas que practican el karaoke y salen con bailarines.

Ya sean Rihannas, Shimiana – por Shakira- y todas las que terminan por A. Es decir, Lady Gaga y Madonna, en el lote incluidas, que sólo esbozan sonrisas y mueven los labios con sus actuaciones en directo.

Para Gene Simmons eso es lo que está matando realmente el negocio. La música, no, porque eso es otra cosa.  A la gente la engañan con el mimo, el karaoke y la muerte de la música en difrecto.

No es el primer y el último que condena la situación actual de nuestras doradas estrellas femeninas y masculinas del pop. Es un verguenza. una más.

Hace poco meses fue Paul Mc Cartney  el que se soltó la lengua en este sentido. Al denunciar que no se podía permitir que muchos grupos de rock llevaran demasiadas música pre-grabadas. Iba por U2 y . Por ejemplo. Paul Mc Cartney ni se acuerda de los del karaoke.

A Gene Simmons le conocí en el hotel Sofitel de Los Angeles. Hace ahora justo diez años. Hablamos casi dos horas. Me pareció un hombre culto, sabio e inteligente.

De momento, ni Kiss ni Motley Crue han anunciado una gira europea, pero se supone que la habrá. Kiss y Motley Crue acaban la gira el 25 de septiembre