Así de contundente se ha expresado Boy George en un programa de televisión.