Por supuesto, la despreciable habilidad de One Direction se llevó todos los premios, pero va a ser una gran competencia. y nada que ver con la calidad musical. Su entrada ayer en Los Angeles fue modesta.